Geocaching ★ Ermita de Sant Hilari ★

¡Muy buenas atrevidos!

Os vengo a contar mi tercera experiencia con el geocaching. Esta vez he buscado un sitio relativamente cerca de casa, que no conociese y que tuviese un interés turístico especial. 

El lugar escogido has sido la Ermita de Sant Hilari, situada en la sierra del mismo nombre del municipio de Cardedeu. Fue construida en 1795 sin embargo se sabe que ya existía en 1446, que es el año en que estaba la antigua campana sustituida mas tarde por otra hecha con la refundición de la primera en 1942. 

Desde 1890 se viene celebrando el segundo domingo del año un encuentro popular (exceptuando los años de guerra civil) en los que se le entregaba a los asistentes un panecillo llamado coca de Sant Hilari. Aún a día de hoy los habitantes de Cardedeu y alrededores siguen celebrando este encuentro. 

Coordenadas:
N 41º 40.152
E 002º 21.015

Código GC: 
GC1VBTG

Curiosidades:
Escondido por Agomboiats el 05/07/2009

Esta vez mi madre ha querido acompañarme porque le picaba mucho la curiosidad y quería saber en primera persona que era eso del geocaching. Para llegar hasta la ermita nos acercamos en coche hasta el inicio de una ruta a pie (Av. Marata) desde Cardedeu que está en todo momento señalizada con indicadores y que además el terreno es muy practicable, una pista amplia de tierra por medio de bosque por la que se puede ir en coche si se desea. 

Inicio de la ruta a pie hasta la ermita

Hicimos un paseo de lo mas ameno y disfrutamos del buen día tan primaveral que nos hizo. Nos cruzamos a varias personas haciendo la misma ruta hasta que finalmente llegamos a la ermita. Sinceramente, me esperaba otra cosa, pensaba que podría campar a mis anchas por la zona y no. La ermita está rodeada de unas cadenas que dan a entender que es una propiedad privada a la que no está permitido el paso y me quedé con las ganas de verla mas de cerca. 

La ermita vista desde lo mas cerca posible

Después de observar de lejos la ermita y hacer unas fotos nos fuimos derechas a buscar el geocaché, que esta justo a pie del camino de la ermita. Las coordenadas son totalmente exactas y la pista (busca el árbol de 8 cepas) no deja lugar a dudas. 

El geocaché, escondido entre piedras en un hueco bajo el árbol y su contenido

Esta vez el geocaché no era micro (como los dos anteriores que había encontrado) sino que era un tupper de tamaño medio lleno de pequeños tesoros junto al logbook así que pude hacer mi primer intercambio. Me llevé una moneda de 20 céntimos y yo a cambio dejé una pulsera. Una vez firmado y hecho el intercambio volví a dejar todo en su sitio tal y como lo había encontrado para el siguiente geocacher. 

Intercambio: me llevé la moneda y dejé una pulsera

A mi madre le gustó tanto la experiencia que justo después de hacer este me propuso hacer otro mas y fue dicho y hecho, nos fuimos a buscar otro geocaché que estaba a unos 2 kilómetros de éste pero eso ya os lo explicaré en otro post. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Atrévete a comentar!